Blefaroplastia mal realizada

Blefaroplastia mal realizada
3.33 (66.67%) 3 votes

La blefaroplastia busca corregir las alteraciones que se producen alrededor de los ojos, bien sea por la edad o por la genética misma. Pero existen casos de blefaroplastia mal realizada, que al contrario de mejorar, el resultado es todo lo opuesto.

Se utiliza la blefaroplastia cuando hay exceso de piel y/o grasa en el párpado superior e inferior. Estos excesos se pueden corregir si se hace un diagnóstico preciso y adecuado. Solo así se obtendrán los beneficios esperados, sobre todo para aquellas personas que necesitan guardar una autoimagen y aumentar la autoestima.

El Dr. Andrés Aranguren, médico especialista en blefaroplastia dice “es mejor quedarse con la redundancia de piel y de grasa a practicarse una blefaroplastia mal hecha.”

Las implicaciones de una blefaroplastia mal realizada son terribles

La blefaroplastia mal realizada, al contrario de mejorar, el resultado es todo lo opuesto. La mejor manera de corregir este problema es previniéndolo. Si se quiere hacer una blefaroplastia, se debe ir con un profesional que tenga profundos conocimientos y una vasta experiencia en el área.

Otra mala praxis ocurre cuando se remueve demasiada grasa del párpado inferior, el resultado final es un ojo  que parece desfigurado.

Si se remueve más piel y musculo de lo debido, en el párpado inferior, puede resultar un ectropión. Esto significa que la conjuntiva del ojo se tuerce en dirección contraria a la superficie del ojo y éste no puede ocluir. Los síntomas serán lagrimeo constante, irritación y conjuntivitis.

Molestias temporales

Luego de la intervención es normal que aparezcan algunas molestias, pero nada fuera de lo normal. Estas molestias deben desaparecer en poco tiempo.

Hinchazón. La hinchazón distorsiona la realidad de la cirugía, muchos pacientes sienten frustración luego de la blefaroplastia. Tardará de 2 a 3 semanas para que la hinchazón ceda. Para ver los resultados finales se debe esperar hasta 2 meses.

Hematomas. La aparición de moratones es absolutamente normal después de la blefaroplastia. Si la cirugía es cuidadosa y precisa, los hematomas serán mínimos.

Quistes. Puede notarse la presencia de algunos quistes, sobre todo en la zona del párpado.

Lagrimeo. Es frecuente un lagrimeo en el periodo postoperatorio y la razón es que  se ha variado, en parte, el conducto del drenaje de las lágrimas.

Problemas visuales. Una leve intolerancia a la luz o una visión borrosa, por un tiempo muy corto es perfectamente normal.

Entonces, ¿Cuándo debo preocuparme por una blefaroplastia mal realizada?

Si en el postoperatorio presenta problemas graves como los que describiremos a continuación,  debe acudir inmediatamente al médico cirujano. Él determinará la posibilidad o no de una nueva intervención quirúrgica.

No se puede cerrar el párpado. Cuando se remueve más piel, musculo y grasa del párpado superior, puede ocurrir una lagoftalmía, se retrae el párpado y queda la imposibilidad de cerrar el ojo, en consecuencia éste no lubricará correctamente y ocurre un despulimiento de la córnea.

Al tratar de dormir el ojo quedara medio abierto y al resecar la córnea se presenta mucha molestia, dolor constante y es muy difícil de corregir.

Algunos cirujanos son extremadamente prudentes y extirpan menos piel de la que en realidad se requiere y los pacientes quedan insatisfechos. Lo ideal es remover la cantidad adecuada para evitar nuevas intervenciones.

Desprendimiento de retina. Una blefaroplastia mal realizada podría producir un desgarro en la retina, ésta se separa de las capas del ojo y requerirá una cirugía para su corrección.

Ceguera permanente. Si durante la blefaroplastia ocurre una hemorragia orbitaria, producida por el desprendimiento de grasa que contiene los vasos capilares, tendrá como consecuencia una compresión del nervio óptico que podría desenlazar en ceguera. Estos casos son poco frecuentes.

El paciente no debe tomar ningún tipo de anticoagulante, por lo menos 10 días antes de la intervención.

Infecciones. Si no se  suministra antibióticos antes y después de la blefaroplastia, se puede correr el riesgo de una infección en la zona intervenida. Aunque los porcentajes de ocurrencia son mínimos, pero no descartables.

Otras consecuencias para preocuparse después de una blefaroplastia mal realizada son: asimetría, ojos rojos y doloridos, flacidez del párpado inferior, sensación de ojo seco y mala cicatrización.

Corrección de una blefaroplastia mal realizada

Muchos centros de cirugía estética reciben pacientes que han sufrido complicaciones estéticas y/o funcionales en intervenciones de blefaroplastia.

Si se presenta síntomas de sequedad en los ojos, causadas por sutiles asimetrías, la corrección será sencilla.

Pero si la complicación ocurre a nivel del párpado superior o en una retracción del párpado inferior, éste será corregido con una nueva intervención quirúrgica, ubicando correctamente la posición de los párpados.

Casi todas las complicaciones de la blefaroplastia son tratables, pero no se pueden esperar resultados milagrosos. En la mayoría de los casos se logra disminuir las secuelas de una blefaroplastia mal realizada.

La blefaroplastia es procedimiento maravilloso cuando se realiza correctamente. Es importante reconocer y tratarse con cirujanos calificados para evitar dejar secuelas que podrían ser graves.