Complicaciones de la Blefaroplastia

La blefaroplastia como toda cirugía puede acarrear ciertas complicaciones, las cuales suelen ocurrir principalmente de manera inmediata después de la operación. Las complicaciones de la blefaroplastia suelen ser menores, sin embargo existen casos de gravedad causados por problemas durante la intervención quirúrgica.

Anualmente existen numerosas personas que se someten a este tipo de cirugías, en ellas las complicaciones son muy escasas y en la mayoría de los casos de poca importancia.

Molestias temporales de la blefaroplastia

Dentro de las complicaciones de la blefaroplastia, podemos observar algunas molestias que pueden desencadenarse luego de la cirugía y que suelen durar poco tiempo, entre ellas tenemos:

  • Las complicaciones de la blefaroplastia suelen ser menoresVisión doble
  • Hematomas
  • Quistes
  • Lagrimeo
  • Infecciones en cicatrices
  • Reacciones alérgicas
  • Acumulación de sangre
  • Irritación en el ojo
  • Hinchazón
  • Acné
  • Inversión del párpado hacia afuera
  • Dificultad para cerrar los ojos al dormir
  • Dolor

Riesgos y complicaciones frecuentes de la blefaroplastia

Las complicaciones de la blefaroplastia pueden ser divididas en dos: complicaciones del párpado superior y complicaciones del parpado inferior.

Estás complicaciones suelen quitarse con tratamientos, las consecuencias son poco frecuentes y dentro de estas tenemos:

Lagoftalmos. Esto se observa cuando se retira el exceso de piel y ocurre una retracción del párpado superior. Durante la cirugía los médicos tratan de quitar la mayor parte de piel que está en exceso, pero si está piel es removida demás, ocurre la retracción del párpado. Una nueva cirugía puede corregir esta complicación.

Milias. Durante la cirugía, si se oprime alguna glándula pueden aparecer pequeños quistes durante los días posteriores a la intervención. Estos quistes pueden crecer, y la mejor manera de quitarlos es por medio de aplicación de calor o con una pequeña incisión.

Desplazamiento de la glándula lagrimal. Durante el proceso quirúrgico, una de las complicaciones de la blefaroplastia es el leve desplazamiento del lagrimal de su fosa. Su corrección se hace llevando de nuevo el lagrimal a su sitio de origen.

Cicatrices.  Es una complicación muy común, tiene que ver más con la estética. En este caso la cicatriz que debería quedar oculta debajo del pliegue del párpado superior se torna visible. Además se puede observar en algunos casos el engrosamiento de la cicatriz.

Ojeras. La cirugía puede causar oscurecimiento de la zona, por el hundimiento de la región al eliminar las bolsas. Estas suelen durar pocos días con una prolongación máxima de 16 semanas.

Ceguera. Esta complicación es poco frecuente. Durante la intervención quirúrgica puede surgir una hemorragia, lo que puede traer como consecuencia lesiones en la retina y en el globo ocular.

Visión borrosa. También ocurre durante la intervención quirúrgica. Puede ser causada por hemorragia o edema. Suelen quitarse  con el paso del tiempo.

Entumecimiento del párpado. Es una sensación en la zona de la cicatriz, puede durar varios meses.

Muerte de la piel. Sucede por la presión ejercida sobre la circulación sanguínea. En casos graves se debe realizar un injerto de piel para su recuperación.

Asimetría en el surco palpebral. Ocurre por elevación del párpado y es una complicación de la blefaroplastia muy frecuente. Masajear la zona ayuda a eliminar la asimetría.

Ptosis palpebral. Es una lesión del músculo, en donde se observa la caída del párpado y el ojo parcialmente cerrado. Esta complicación puede mejorar mediante una cirugía, sin embargo el paciente tendrá una disminución del movimiento del párpado. Movilidad que difícilmente podrá  recuperar en su totalidad.

Hematoma retrobulbar. Consiste en una acumulación de sangre detrás del globo ocular, debido a una hemorragia. La coagulación es la mejor manera de minimizar la hemorragia.

El paciente después de la operación, debe visitar a su oftalmólogo que le indicará el mejor tratamiento para su recuperación.

Prevención de complicaciones de la blefaroplastia

El primer paso para prevenir complicaciones de la blefaroplastia es consultar a un buen especialista. Este le realizará de acuerdo a su historial médico los exámenes preoperatorios necesarios para una intervención quirúrgica de este tipo.

El especialista tomará en cuenta los problemas oculares que haya tenido, así como enfermedades previas de visión.

Los exámenes oftalmológicos preoperatorios son los más importantes, de esta manera se determinará cualquier patología que pueda tener el paciente. Dentro de estos exámenes tenemos: oftalmopatía por hipertiroidismo, presencia de glaucoma, campo visual, desecamiento de la córnea, dermatitis del párpado, desordenes crónicos del párpado, debilidad de la musculatura periorbital, pestañeo frecuente y ojo rojo.

Se deben realizar también exámenes sanguíneos, renales, diabéticos y de hipertensión, los cuales nos podrán ayudar para posibles tratamientos farmacológicos.

Enfermedades como hipertensión, diabetes, alergias, problemas de tiroides son de importante conocimiento. Con esta información el médico tratante tomará las precauciones necesarias durante el proceso operatorio y postoperatorio.

En el proceso postoperatorio se deben tomar medidas especiales como: reposo, masajes, drenajes linfáticos, uso de lentes, evitar la exposición al sol, evitar grandes esfuerzos físico y no colocarse maquillaje ni lentes de contacto sino después de un mes de la operación.

Todas estas prevenciones nos pueden ayudar a que la cirugía sea un éxito y que las complicaciones de la blefaroplastia sean mínimas.

Share on Facebook9Share on Google+1Tweet about this on Twitter0