Blefaritis

Califica este artículo

La blefaritis es la inflamación del párpado. Es una hinchazón en el borde palpebral, en el lugar donde nacen las pestañas. Aquí tenemos las glándulas de Meibomio, las cuales segregan una grasa compuesta por fosfolípidos, triglicéridos y esteroles libres. Esta grasa forma parte de la película lagrimal. Las personas que sufren de blefaritis son porque producen demasiada grasa asociada a esta glándula.

La disfunción de la glándula de Meibomio es una enfermedad leve, pero si no se trata a tiempo puede dar lugar a epiteliopatía punteada o conjuntivitis papilar, que son enfermedades de los ojos más complicadas.

Causas de la blefaritis

Hasta ahora se desconoce la causa exacta de esta afección. Se asocia a una infección crónica que da lugar a una inflamación de los folículos de las pestañas, originado por exceso de bacterianas que se encuentran en la piel.

Esta infección provoca que la gandula de Meibomio, segregue exceso de aceite.

Si una persona presenta: dermatitis seborreica, rosácea e infección bacteriana serán más propensas a padecer de blefaritis.

Tipos de blefaritis

La blefaritis es la inflamación del párpado. Blefaritis estafilocócica. Es una infección por estafilococos, en los folículos de las pestañas. Frecuentemente se aprecia en personas que padecen dermatitis atópica.

Se puede observar un engrosamiento del párpado palpebral, seguido de un enrojecimiento, acompañado de una secreción escamosa cuyos residuos se depositan alrededor de las pestañas, que da la sensación de aglutinamiento. Si el caso es grave se formarán collaretes (una costra amarillenta) alrededor de las pestañas.

Blefaritis seborreica. También hay engrosamiento del párpado palpebral con disfunción de las glándulas de Zeis y Moll y segrega una grasa espesa que se deposita en las pestañas.

Síntomas de la blefaritis

Los síntomas comienzan a aparecer cuando hay un fallo en la película lagrimal, posiblemente por algunas de estas causas: factores ambientales, uso de lentes de contacto infectados, productos de maquillaje o simplemente el estrés diario.

Las personas con blefaritis, presentan uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Lagrimeo constante.
  • Ligero enrojecimiento en los límites de los párpados.
  • Sensación de arenilla o cuerpo extraño en el ojo.
  • Picor, escozor o comezón en los ojos.
  • Irritación constante en los párpados.
  • Desarrollo de costras en los párpados y pestañas.
  • Hinchazón de los ojos.
  • Escamas pegajosas en la base de los ojos.
  • Leve ardor en los párpados.

Prevención de la blefaritis

Mantener una higiene constante es la mejor forma de prevenir la blefaritis. Se deben limpiar los parpados y la piel circundante con regularidad. Tampoco se olvide de limpiar las pestañas cuidadosamente.

Procure tener una alimentación balanceada. Un cuerpo mal nutrido es candidato a sufrir de blefaritis. Si no existe un equilibrio de los ácidos grasos Omega, se puede originar  secreciones anormales de la glándula sebácea y como resultado mala lubricación del ojo.

Tratamiento para la blefaritis

Para aliviar los síntomas de la blefaritis se debe seguir un tratamiento riguroso de higiene palpebral, de no hacerlo se complicará la enfermedad y puede terminar con daños permanentes. Para ello lo mejor será consultar a un especialista.

Si desea obtener resultados óptimos y eliminar paulatinamente la blefaritis se debe seguir:

Compresas calientes. Para eliminar el exceso de secreciones de la glándula de Meibomio, debemos humedecer una toalla limpia con agua caliente y exprimir. Colocar este paño sobre los ojos por un lapso de tres a cinco minutos o hasta que la compresa se enfríe.

Repetir el proceso 3 veces con el fin de eliminar todos los elementos grasos que se encuentran alrededor de las pestañas.  Aflojara y reducirá notablemente las escamas que se disponen en el borde palpebral

Limpiar cuidadosamente. Prepare una solución con agua templada y champú para bebés, dilúyelo de manera que no produzca lagrimas (puede sonar extraño, pero lo recomiendan los especialistas), y frote suavemente con un algodón a lo largo del párpado.

Ungüento antibiótico. El medico puede recomendar antibióticos, generalmente en forma de una pomada, aunque también puede ser en pastillas para mitigar los síntomas. Una vez limpio el ojo, aplique una pequeña cantidad de ungüento antibiótico en el borde del párpado (sobre la base de las pestañas) con la ayuda de un hisopo antes de ir a dormir.

Lagrimas artificiales. Si por causa de la blefaritis no hay lubricación, es porque ha fallado la película lagrimal. Mientras se recuperan las secreciones propias de las glándulas meibomianas, será necesario usar lágrimas artificiales o colirio. Aplique las gotas 3 o 4 veces al día.

¿Es suficiente este tratamiento?

Siguiendo este tratamiento continuamente, logrará aplacar los síntomas y con los días eliminar la enfermedad de los ojos.

Por otra parte si los síntomas no mejoran y la blefaritis avanza al transcurrir los días, debe consultar nuevamente al médico.