¿Anestesia local o general?

Califica este artículo

La anestesia es un fármaco que suministra un anestesiólogo en forma controlada para suprimir el dolor. Según lo requiera el paciente, se administrará anestesia local o general.

En todas las intervenciones quirúrgicas está presente la anestesia, incluso en una  blefaroplastia. La mayoría de las personas desconocen esta técnica de sedación y esa es la razón principal del miedo a la anestesia.

Una comunicación clara entre el anestesiólogo y el paciente ayudará a éste último a adoptar una nueva postura frente a este fármaco. Se sentirá más tranquilo y relajado al momento de la cirugía.

El tipo de anestesia que se aplicara durante la cirugía, es un acuerdo entre el médico anestesiólogo y el paciente. Esta decisión está basada en el tipo de cirugía, en el estado de salud del paciente y en la zona a intervenir.

Según lo requiera el paciente, se administrará anestesia local o general.

El medico anestesiólogo

El anestesiólogo o anestesista es el médico especialista que se encarga de suministrar un plan de anestesia a cada paciente con el fin de prepararlo para una intervención quirúrgica.

En el caso de una cirugía estética como la blefaroplastia, generalmente se utiliza anestesia de tipo local. Aquí el anestesiólogo tiene la responsabilidad de acondicionar al paciente, de manera que este despierto, sin dolor y relajado.

Mucha gente descalifica al médico anestesiólogo como el ayudante del cirujano, cuando no es así. El medico anestesiólogo debe hacer la carrera de medicina y luego una especialización.

El profesional anestesiólogo tiene amplios conocimientos de anatomía, fisiología, y farmacología.

¿Se puede usted imaginar la cantidad de procedimientos quirúrgicos y que tengan que hacerse sin anestesia? Es aquí donde se puede apreciar la importancia del especialista en anestesia. Es el que garantiza el confort del paciente desde el preoperatorio, durante la cirugía y en el postoperatorio.

Tipos de anestesia

Antiguamente se alcoholizaba al paciente, pero a partir de 1846 se empezaron a usar agentes anestésicas inhalatorias. Hoy en día existe una gran variedad de productos y sustancias anestesiólogas para todos los casos y todas las edades. Existen anestesia para mitigar el dolor, relajantes musculares e hipnóticos.

Los tipos de anestesia son básicamente tres: anestesia local, anestesia regional y anestesia general.

Anestesia local

Es una técnica donde se insensibiliza o adormece una pequeña zona del cuerpo en específico, en forma temporal y reversible. La persona puede permanecer despierta, sin alterar su nivel de conciencia.

Esta puede ser aplicada de distinta formas: en modo de inyección, pomada, aerosol o en gotas según sea el caso.

Anestesia regional

Frecuentemente se escucha hablar de anestesia local o general, sin embargo la anestesia regional ocupa un lugar importante por su amplia aplicación dentro del mundo de las cirugías.

La anestesia regional elimina la sensibilidad de una o varias partes del cuerpo. Adormece un área mucho mayor que con la anestesia local.

La técnica consiste en inyectar el medicamento a un grupo de nervios, creando una insensibilidad en el área, bloqueando el dolor a la persona. La anestesia epidural y la anestesia raquídea son ejemplos del uso habitual de la anestesia regional.

En las labores de parto se utiliza anestesia epidural para evitar los dolores de la futura madre, este medicamento se inyecta en la parte inferior de la espalda.

La anestesia raquídea se suministra de manera que las soluciones anestésicas vayan directamente dentro del conducto raquídeo, así el paciente pierde sensibilidad en la parte inferior del cuerpo.

Anestesia general

Al suministrar anestesia general, el paciente entra en un estado de sueño profundo sin consciencia de lo que ocurre a su alrededor. La administración de este medicamento puede ser intravenoso o inhalado mediante una mascarilla de gas o una combinación de ambas.

Si se administra una cantidad insuficiente de anestesia, se corre el riesgo de que ocurra un “despertar intraoperatorio” (DIO). En este estado el paciente tiene consciencia de lo que ocurre durante la intervención quirúrgica. Puede sentir parálisis en el cuerpo, pero tendrá percepciones auditivas mas no visuales y es muy posible que entre en estado de pánico. La ocurrencia de un DIO es poco común, solo en una de cada mil personas anestesiadas.

Anestesia local o general en la blefaroplastia

La blefaroplastia es una cirugía poco invasiva, de carácter ambulatorio y se realiza en un tiempo relativamente corto, por lo que se utiliza generalmente anestesia local y sedación consciente. La sedación consciente ayudara a relajar al paciente e incluso los pacientes más nerviosos estarán tranquilos durante la intervención.

Solo en casos excepcionales se aplica anestesia general. Sólo si el paciente lo solicita, por padecer de extrema ansiedad.

Riesgos de la anestesia

En términos generales, el uso de la anestesia es un procedimiento seguro. Sin embargo no está exento de riesgos.

En la anestesia local los riesgos son muy reducidos, es bastante segura. Se puede tener una reacción alérgica o presentar malestares como mareos, náuseas y/o vómitos.

El uso de la anestesia general tampoco puede considerarse peligroso. Si usted es una persona sana, no tendrá de que preocuparse. Los riesgos pueden aumentar para personas que han padecido de problemas cardíacos, hepáticos, renales o pulmonares.

Las personas que abusan del alcohol y las drogas tienen más riesgos de complicarse con el uso de la anestesia.